sábado, 20 de octubre de 2018

Una respuesta inconclusa del Presidente al cambio climático

Lesley Stahl / Peabody Awards

El pasado 15 de octubre del presente año, la corresponsal de noticias y afamada periodista de 60 Minutes se sentó con el Presidente Donald Trump y lo entrevistó entre otras cosas acerca del cambio climático.

A pesar que gran parte de la prensa nacional interpretó ese segmento como una afirmación al calentamiento global por parte del presidente Trump, lo cierto es que no hubo una respuesta categórica.

Categórica quiero decir una aceptación definitiva a unos cambios que son evidentes y que miles de millones de personas en todo el mundo han sufrido. De hecho, hoy lo están sufriendo.

Lo único que deseo es que juzguen por ustedes mismos.

Que analicen las palabras.

He realizado una pequeña traducción rudimentaria sobre dicha entrevista con la esperanza que miles de nosotros estemos claros no tan solo en la posición del Presidente sobre este aspecto en particular, sino en la postura de su administración sobre estos hechos tan alarmantes.

Lesley Stahl:—¿Todavía piensa que el cambio climático es un engaño? 
Presidente Donald Trump:—Creo que algo está pasando. Algo está cambiando y cambiará para atrás otra vez. No creo que sea un engaño. Pienso que es diferente. Pero no sé si es algo hecho por el hombre. Diría esto: no quiero perder trillones y trillones de dólares. No quiero perder millones y millones de empleos. No deseo estar en desventaja. 
Lesley Stahl:—Me gustaría que fuera a Groenlandia y viera los cantos de hielo que se desprenden y caen al océano, aumentando el nivel del mar. 
Presidente Donald Trump:
—Usted no sabe si es o no algo que ocurre por el hombre. Usted no lo sabe.
Lesley Stahl:—Pues bien, sus científicos, sus científicos… 
Presidente Trump—No nosotros tenemos… (le interrumpe la periodista)
Lesley Stahl:—En NOAA y la NASA
Presidente Donald Trump:—Nosotros tenemos científicos que no están de acuerdo.
Lesley Stahl:—Sabe, Yo pensaba si usted dijera “No, Yo he visto los huracanes y he cambiado de parecer, el cambio climático es una realidad”, —y pensé wow! Qué impacto! 
Presidente Donald Trump:—Pues no es que lo esté negando.
Lesley Stahl:—Qué gran impacto eso tendría!
Presidente Donald Trump:—No niego el cambio climático. Pero muy bien puede regresar atrás. Sabe; estamos hablando de millones. 
Lesley Stahl:—Pero eso es como negarlo.
Presidente Donald Trump:—De años se ha dicho que tendríamos huracanes mucho peores que el de Michael.
Lesley Stahl:—¿Quién lo dice? 
Presidente Donald Trump:—La gente lo dice. 
Lesley Stahl:—Pero, ¿qué pasa con los científicos que aseguran que va a ser peor cada vez? 
Presidente Donald Trump:—Tienes que decirme qué científicos dicen eso porque tenemos muchos de ellos que lo que tienen es una agenda política. 
Lesley Stahl:—Yo no puedo traerlos… 
Presidente Donald Trump:—Mire, los científicos tienen agendas políticas.

Con eso concluyó ese segmento que fue la primera parte de la entrevista. 

Cabe decir que las Naciones Unidas recientemente reveló un informe en donde expresan que si en 12 años no se reducen las emisiones de carbón considerablemente, las consecuencias climatológicas globales vana a ser catastróficas.

12 años.

No lo dice la gente.

Lo dicen expertos y más el 95% de los científicos que evalúan las circunstancias actuales y sus cambios meteorológicos.

En California los incendios que exceden prácticamente un semestre: hoy son casi todo el año.

En el Caribe huracanes que sobrepasan los niveles de peligrosidad dentro de las escalas establecidas.

Erupciones volcánicas, terremotos y T-tsunamis en Indonesia al igual que otros acontecimientos nunca antes vistos como los desprendimientos sin precedentes en el Ártico.

Él no aceptó esos cambios.

Para él es una cuestión financiera y económica.

Podrá haber dicho que no lo niega.

La realidad es otra.

Aceptar algo tan serio se hace por convicción. Se es categórico, se establecen medidas y mecanismos.

Cuando no, se desregula el campo de acción preferiblemente para que nada ocurra y nada cambie. 

Medidas que al fin de cuentas destruyen poco a poco el medio ambiente sin imaginar tan siquiera las consecuencias para futuras generaciones.

Lesley Stahl es una de las periodistas con mayor prestigio y veracidad. Ha sido premiada en innumerables ocasiones y es coeditora de 60 Minutes y mujer ancla en el programa de investigación 48 horas.


Importante verlo venir antes que sea demasiado tarde...



Basado en lo que expresa el autor del vídeo, expone a Donald Trump como fascista. No porque que sea un genocida y menos que haya utilizado el espacio de Ley como presidente para encarcelar a alguien.

Lo hace cuando se detiene por un instante para profundizar y evaluar sin apasionamientos sus tácticas, su retórica y entender que decididamente existen similitudes. 

Existen paralelos entre las palabras de Trump y los fascistas más desprestigiados en la historia.

Él ha vivido el fascismo antes. En épocas y momentos en donde las circunstancias históricas aparecen con los uniformes de Hitler. Hoy en la actualidad, no tan distinto a esa época, se ven arropados con la bandera estadounidense.

Peligrosamente además, estos movimientos fascistas cuyo discurso se propaga rápidamente han encendido un mecha política en la India, Myanmar, Hungría, Turquía y precisamente en los Estados Unidos.

Una filosofía que viene alimentándose de una fe distorsionada con el propósito en alcanzar un pasado que según ellos ha sido destruido por liberales, feministas, inmigrantes, homosexuales o quién sabe qué otros grupos.

Para ello, crean una abrumadora sensación de nostalgia,  atada a un pasado radicalmente puro, tradicional y patriótico. Como dijo en su primera ponencia ante el Congreso Donald Trump: —americans are dreamers too.

Se posicionan en el mercado político de la historia como figuras paternas y hombres fuertes e indestructibles. No importan imputaciones y faltas a la moral, expresiones discriminatorias o acoso hacia las mujeres. 

Fundamentan sus estrategias en el pasado con una fe y una mística patriótica equivocada y se nutren de la DIVISIÓN como punta de lanza y estrategia.

En el pasado alemanes y judíos; en la actualidad hindúes contra musulmanes, ciudadanos contra extranjeros, blancos contra negros e hispanos: cuando tienes a todos estos grupos peleando unos con otros, el único ganador es el fascista.

Según el autor los nazis dijeron que los judíos no tenían ningún valor porque supuestamente no hacían ningún trabajo mental o físico. En Myanmar, los rohingya han sido denunciados como violadores y delincuentes, una línea que les resultará familiar a muchos mexicanos.

Cuando Donald Trump lanzó su candidatura expresó:
—Están trayendo drogas. Están trayendo el crimen. Ellos son violadores. Y algunos, supongo, son buenas personas.

Eso hablando del famoso borde.

Cuando divides, es más fácil de controlar. Es más fácil de utilizar el miedo y la propaganda como estrategias de manipulación masiva.

Y cuando la fiscalización les toca los nudillos, atacan despiadadamente a la Prensa.

—Pueden hacer cualquier cosa mala porque son noticias falsas y repugnantes, dice Trump

Los fascistas atacan a la Prensa porque intuyen que ellos son los únicos dueños de la verdad y la atacan porque fundamentalmente el estado de derecho que pretenden imponer no es el de una democracia libre.

—The press is the enemy of the people. Esa es la conclusión de este Presidente.

Los padres del autor en quien me baso en este artículo del New York Times sobrevivieron al Holocausto. Su abuela, en sus memorias, escribió sobre cómo los judíos en Alemania no vieron venir la amenaza nazi hasta que fue demasiado tarde.

—En 1937, aún pudimos salir del país ella escribió.  —Todavía podríamos vivir en nuestros hogares. Todavía podríamos adorar en nuestros templos. Estábamos en un ghetto.

—Pero la mayoría de nuestra gente todavía estaba viva. 

Muchas amistades mías que salieron de Cuba ayudaron a Fidel cuando la revolución iniciaba en la Sierra Maestra. Batista salió disparado con sus secuaces del gobierno cubano y comenzó una dictadura que ha estado vigente hasta el día de hoy.

Perdieron todos sus bienes y tuvieron que comenzar desde cero. Ellos tampoco lo vieron venir.

—Cuando el fascismo comienza a sentirse normal todos estamos en problemas, termina diciendo el profesor de Yale.

Basado en el artículo de Jason Stanley, autor es profesor de filosofía en la Universidad de Yale

Video por: Adam Westbrook and Japhet Weeks

Follow me on Blogarama

domingo, 14 de octubre de 2018

La Salud es indispensable, nuestro Centro Médico también...

Entrada al Centro Médico de Puerto Rico
Como si fuse un dispensario médico enorme, así luce el área de Trauma del principal centro hospitalario de Puerto Rico. 

El rastro del huracán María se percibe en las instalaciones y la soledad arropa un mundo que nos enajena de una temible realidad.

Área de Trauma del Centro Médico de Puerto Rico
Un sistema que era ejemplo dentro de todas sus facetas, hoy se reduce a un ambiente deprimido y por lo que hemos visto recientemente en la prensa, actualmente se encuentra al borde del colapso al igual que otras instituciones en Puerto Rico.

No es todo el universo de edificios que componen esta ciudad hospitalaria, es decir—no hablo del Hospital Universitario, Municipal, Industrial y Oncológico.

El Centro Médico atiende además a personal convicto custodiados por agentes policiacos
Hablo de un área crítica, donde llegan pacientes en estado de cuidado y de emergencia y en donde sus alrededores representan un ambiente solitario y deprimente.

Irónicamente es el lugar donde trabajan los mejores médicos, los mejores especialistas y cirujanos.

Es el Centro Médico el que dentro de sus instalaciones está el Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico el cual es estrictamente selectivo sobre quiénes aspiran a convertirse en especialistas de la salud en Puerto Rico.

En las afueras del Área de Trauma del Hospital, nos encontramos con escenas cuya falta de humanidad nos conmueve...
En momentos que durante décadas se discute los problemas de salud y la pertinencia de una tarjeta que no representa un plan médico universal, el Centro Médico opera contra el tiempo y la Sala de Trauma representa uno de las diversas áreas que sigue sufriendo la arbitrariedad política así como la falta de prioridades que a través del tiempo se han ido sumando para aumentar cada día una crisis que parece no tener fin.

Orando en las afueras de la Sala
Distinto a Estados Unidos en que una visita a una sala de emergencia puede costar miles de dólares, el Centro Médico te va atender y si tienes que entrar a cirugía se hará con el mayor profesionalismo y el sentido experto de preservar la vida y honrar los principios médicos que están por encima de cualquier gobierno.

Mucha soledad en los pasillos aledaños del Hospital
Pero lo que no debe ocurrir que esos servicios que son indispensables, su carga financiera sea responsabilidad de un sector como la clase media que se mide entre medidas impositivas que cada día martirizan a ese sector.

Es indiscutible que la salud es uno de los aspectos más complejos en cualquier país. 

Pero la carga financiera de los problemas de todos no puede estar sujeta a una sola clase que es en gran medida la que mantiene con vida las instituciones que  hoy están al borde de un precipicio.
Follow me on Blogarama

viernes, 12 de octubre de 2018

"Giving is the Best Communication"


Como profesional de la publicidad, una está expuesto a miles de anuncios, expresiones y audios que se ven naturalmente ya sea en televisión, radio o Internet.

Pero dentro de todo lo que es común, hay momentos en donde anuncios copan la atención global ya sea por su estilo, su mensaje, efectos u otros.

En este caso deseo hablarles de uno en específico que causó mucha emoción. No es nuevo pero siempre lo he tenido en mi mente desde que lo vi por primera vez hace unos cuantos años.

Una historia que por su mensaje se convirtió en algo que ha trascendido y en el instante en que publicó en las redes sociales opacó cualquier otro que estaba tratando de posicionarse.

Producido por una firma Tailandesa Truemove-H, el anuncio con una duración de 3 minutos recoge un drama que dura tres décadas en donde un acto de bondad se transforma en uno de agradecimiento.

Es como ver en minutos lo mejor del espíritu humano envuelto en una sintonía donde el alma realiza actos que perdurarán por siempre.

El valor de la bondad, cuando en instantes críticos la mano de un samaritano rompe las barreras de la maldad y se encarga de iluminar el camino, coloca la historia en un escenario donde la dignidad del ser tiene un valor mucho más allá que el del dinero y el poder.

Ese tipo de enseñanza, donde los aspectos más sagrados del ser humano se consagran de tal forma que nos impulsan hacia aquellas cosas que siempre debemos aspirar.

Dar sin esperar nada a cambio y tender nuestras manos en momentos en que cualquier otro lo necesita.

De eso precisamente se trata el amor. Del desprendimiento. Pensar un poquito en el prójimo.

En muchas ocasiones, cuando me veo demasiado metido en toda esa jauría de información política que nos altera y nos conmociona el alma, este tipo de mensaje es como un aliciente para darnos cuenta que hay cosas que siempre van a estar por encima de la ambición, la falda de humildad y humanidad.

Vemos por ejemplo lo patético de una conferencia de prensa entre el Presidente norteamericano y una de esas celebridades del momento barajándose unos atributos incorrectos dentro de un ambiente peligrosa.

Oramos por todos aquellos que sufren los estragos del huracán Michael en la costa de Florida y áreas que han sido azotadas por este fenómeno y nos identificamos. 

Buscamos en nuestro interior palabras de aliento para hermanos que sufren.

Similar a la tragedia reciente en Indonesia y otros lugares en el mundo que padecen circunstancias críticas y trágicas en nuestro mundo.

Pero es estrictamente por ello, que estas historias son vitales para el alma, son positivas para el espíritu y necesarias para vida porque en esencia nos ayudan a se mejores. A ver lo que nos rodea para sentir ese apego por nuestros hermanos y vecinos en cualquier parte del mundo.


El anuncio está basado en la vida del Dr. Prajak Arunthong. Compitiendo para la categoría de Servicios de Telecomunicaciones, Caridad, Fundaciones y Servicios Voluntarios. Fue producido para el mercado Tailandés por la Agencia de Publicidad Ogilvy & Mather Bangkok. Director: Mr. Thanoncgai Sornsrinichai. Publicado en 2013.

lunes, 8 de octubre de 2018

A la Prensa no le toca, le toca al Partido Demócrata...



Una ausencia visible...


El problema es que ante la ausencia rampante de un partido y un liderato fuerte y capaz, el Presidente se ha mantenido intacto dentro de su base.

Desde el inicio de esta presidencia y mucho antes; cuando apenas bajaba las escaleras para declararse oficialmente candidato a la Presidencia, la prensa ha asumido un rol que le corresponde al Partido Demócrata. 

Una prensa que ha sido fuerte, fiscalizadora y valiente. Ha tenido que enfrentar insultos e improperios pero continúa siendo vigilante ante los atropellos verbales de un presidente que le ha declarado la guerra.

Esa misma prensa ha sido y es combatiente, se une para luchar en contra de expresiones sumamente desafortunadas provenientes del propio Presidente y la Casa Blanca.

Se une con sus editoriales, investiga con hechos y aun cuando en numerosas ocasiones es subjetiva; eso en parte es extremadamente importante ya que las voces del Partido político que se supone exprese con resonancia su repudio y su rechazo se mantiene callada.

Pero la prensa tiene que ser estratégica. No puede caer en el juego del Presidente.

Uno podría pensar que toda la prensa nacional está en contra de esta presidencia menos, por supuesto Fox News.

Cuando usted tiene en contra a las cadenas principales de noticias en su contra ¿quién es su enemigo?

¿Dónde está el Partido Demócrata?

A partir de las elecciones de 2016, la prensa nacional se quedó sola. Se quedó dentro de una trinchera para combatir un enemigo en común.

Esa misma prensa aprendió de sus errores; esta vez no está en negación: está más alerta que nunca.

Pero no le corresponde a ella enfrentar sola esta batalla en contra de esta administración.

Dentro de todo este escenario surgen las voces fuertes de la Senadora Kamala Harris y Robert Francis "Beto" O'Rourkeque indistintamente se expresan y se mantienen firmes en sus posturas.

Los miembros de la Comisión de lo Jurídico que le votaron en contra a la nominación y eventual confirmación del Juez Brett Kavanaugh con excepción de uno, tienden además a levantar su voz y ser para-rayos de los ataques de esta administración.

Pero lo cierto es que ha habido una ausencia de un liderato que detenga y haga reaccionar a este Presidente. O lo coloque en entredicho.

Los candidatos y proponentes demócratas en las pasadas elecciones se han quedado escalones atrás, lejos de cualquier controversia mientras el presidente los ataca. Quién único lo fiscaliza y no le pierde el rastro es la prensa.

Y no me entiendan erróneamente. Estoy hablando de la verdadera prensa. La que habla con la verdad. La que emite unos opiniones editoriales trascendentales y no se vale de trucos o teorías de conspiración que le han hecho tanto daño a tantos ciudadanos norteamericanos.

Se trata de una prensa que se mantiene viva, que es voz, que no le teme al presidente y se mantiene de pié ante cualquier intento y agresión verbal que contenga cualquier menosprecio.

El Partido Demócrata le debería dar vergüenza y salir de su escondite para enfrentarse con valentía y dejar escuchar su voz.

Hemos visto a Barack Obama desde hace algún tiempo manifestarse y tratar de avivar la voz del voto para esta próxima contienda. No así a otros precandidatos que no han superado sus emociones y mucho menos sus derrotas.

Mientras tanto la prensa ha tenido que establecer vínculos y unirse, aguantar como un soldado en el frente de batalla los disparos frecuentes de un presidente que ama la controversia y tergiversa la verdad. Se burla de personas como la Dra. Christine Blasey Ford insinuándole a su audiencia ese mismo discurso plagado de división y arbitrariedad.

Mientras atacan a periodistas cuando ese mismo discurso se propaga y enciende valores incorrectos dentro de una base que ama la violencia y el menosprecio, la prensa está ahí, presente y viva para que el mundo pueda ver a través de la verdad quién es quién.

En lo que todo eso sucede, ese gigante dormido sigue dormido. Derrotado y deprimido, esperando tal vez que esa misma prensa le haga el trabajo que ellos deberían hacer.

No les sorprenda si no prevalecen en las primarias congresionales. Si eso sucede lo más probable que esta administración vuelva a prevalecer en el 2020. Ante ello, de ninguna manera sería una derrota para la prensa pero sería la devastación de un partido que no se ha podido levantar y luchar por sus principios.

Follow me on Blogarama

sábado, 6 de octubre de 2018

Confirmado el Juez Kavanaugh





The only thing necessary for the triumph of evil is for good men to do nothing. Edmund Burke


La confirmación del Juez Federal Brett Kavanaugh es un hecho. Dentro de muy poco va a ser juramentado como Juez del Tribunal Supremo de Estados Unidos.

Con esto se cierra un momento que perdurará en la conciencia norteamericana como una tragedia para miles de seres humanos que han sido víctimas de abuso sexual.

Constituye además un triunfo pírrico para el presidente de Estados Unidos cuyas consecuencias electorales están por verse próximamente en noviembre.

Lo que es evidente es que el testimonio de la Dra. Christine Blasey Ford, dejó una huella imborrable en la memoria y la sensibilidad humana para aquellos que de alguna forma atesoran el bien y la bondad.

Para otros sin embargo, la comparecencia de la Dra. Ford pasó sin pena ni gloria. En todo caso forma parte del discurso político cuyas componendas están cargadas de ese mismo discurso divisorio que es extremadamente peligroso.

La fuerza política de la administración republicana pudo más. Pudo más que la conciencia y el valor.

Una supuesta investigación que no fue sino un acercamiento proforma por el FBI para lavarle la cara al imputado mientras la oficialidad se negaba a la búsqueda de testigos y evidencia.

No se le dio paso a interrogatorios claves que en otras circunstancias hubiesen corroborado el perfil del nominado atándolo directamente a las actitudes descritas por la Dra. Ford.

Las respuestas y la falta de temperamento jurídico no tuvo consecuencias a pesar que públicamente expresó cuando verbalizó que todo esto era un circo y una patraña política demócrata.

Si el propio presidente de Estados Unidos, a quién le corresponde por la naturaleza de su cargo ser modelo para toda la Nación, se burla de los hechos y las declaraciones de la Dra. Ford ¿qué se puede esperar de los demás?

La Dra. Ford identificó a sus atacantes. Describió el acontecimiento con lujos de detalles. Pero al final fue la palabra de ella contra un Juez impulsado nada más y nada menos que por el Presidente y su maquinaria.

Numerosas personas intentaron comunicarse con el Negociado Federal de Investigaciones (FBI), con declaraciones juradas, evidenciar incidentes relacionados a esos hechos.

En un Tribunal solo hace falta una cintila de evidencia para encontrar causa sobre una falta o algún delito. Una cintila que es un mínimo de evidencia sobre algún hecho.

En este caso fue mucho más que eso. 

Pero ya había un libreto escrito. 

De aquellos que un principio habían manifestado sus dudas, solo una Senadora Republicana se mantuvo al expresar que votaría no a la confirmación de este Juez.

La Senadora por Alaska, Lisa Murkowski:

—Mr. President, I think we saw from the vote earlier today, we've seen from statements from several of our colleagues that it does appear that Judge Kavanaugh will be seated on the Supreme Court, without my vote. It is my hope, it is truly my hope that Judge Kavanaugh will share that same hope in rebuilding, maintaining a level of public confidence, that he will strive for that ideal every day. It's my hope that he will be that neutral arbiter, the umpire who only calls the balls and the strikes, that he will be that force for stability. I believe that Judge Kavanaugh is a good man. He's a good man. He's clearly a learned judge, but in my conscience, because that's how I have to vote at the end of the day, with my conscience, I could not conclude that he is the right person for the court at this time.

La Senadora tiene razón. Es un acto de conciencia. La que al final del día sabe a ciencia cierta el valor ético de las decisiones.

Que esto nos sirva de una vez y por todas entender el alcance de esta administración. Sujeta a unos índices morales que rechazamos.

Que le sirva a cada cual, incluyéndome; que debemos llegar a comprender que el valor democrático está en las manos del pueblo norteamericano en noviembre próximo. Ese es el primer paso.

miércoles, 3 de octubre de 2018

"I know you're not thinking, you never do" - Presidente Trump a la periodista Cecilia Vega...




And this instinct to humiliate, when it’s modeled by someone in the public platform, by someone powerful, it filters down to everybody’s life, because it kind of gives permission for other people to do the same thing. Disrespect invites disrespect. Violence incites violence. When the powerful use their position to bully others, we all lose.


Meryl Streep’s
Golden Globe Speech, 2017

Fue el lunes pasado y hoy desgraciadamente. 

El lunes le tocó el turno a Cecilia Vega, corresponsal de la Casa Blanca para la cadena de noticias ABC y hoy le salpicó a la Dra. Christine Blasey Ford en una de esas concentraciones políticas en la que el Presidente de la nación se expresaba cínicamente acerca de su testimonio.

I know youre’not thinking, you never do.

Esa fue la expresión del Presidente Trump cuando se dirigió a la periodista Cecilia Vega cuando intentaba formularle una pregunta durante una conferencia de prensa.

Yo no soy periodista pero respeto profundamente dicha profesión. Muchos de los exponentes que sigo como ejemplos de vida son precisamente periodistas. De hecho, los he visto hasta arriesgar sus vidas en momentos que desafían el juicio más sensato.

Desde su lanzamiento como candidato para las elecciones de 2016, su ataque a la prensa ha sido continuo. No termina.

Certero e intenso, lejos de ser estratégico o político, es una vara para medir y evitar cuestionamientos que ponen en un hilo su administración.

Para la prensa que no es falsa, que no disfraza ni tergiversa la verdad, constituye un reto de vida. Para la Nación tiene un efecto peligroso sobre todo viniendo de la persona que ostenta el poder. La misma persona que resulta ser Presidente y que cuyo discurso se basa en gran medida en que la prensa es el enemigo.

Para él la única prensa que existe es la que no lo critica, la que se sostiene sobre unos fundamentos políticos extremistas y dañinos pero que apelan directamente a un sector que sigue sus mandamientos como si fuesen soldados de fila.

Esa prensa es la que se vende al mejor postor, la que ha traspasado sus dignidad y honradez por mantenerse con una audiencia cautiva, oscura para materializar el  fin sin importar los medios. 

Para llevar a cabo todas esas teorías de conspiración que son falsas pero extremadamente peligrosas.

Trágicamente dichas teorías se han tenido eco dentro de ese pensamiento que sigue fervientemente no un líder: una doctrina.

Cuando eso sucede, se ciega la sensatez y todas esas nociones de convivencia normal se van al piso. 

Lo que sucedió hoy con la Dra. Ford y poco antes, a principios de semana nos debe alertar de un modo político que nunca ha cambiado. No va a cambiar.

Aun cuando la nominación de Brett Kavanaugh está en juego, todo es parte del mismo discurso divisorio cuyas verdades a medias implican una realidad falsa y unos estilos de una elite que ha pretendido transformar a su gusto el índice moral de millones de personas.
Follow me on Blogarama

Una respuesta inconclusa del Presidente al cambio climático

Lesley Stahl / Peabody Awards El pasado 15 de octubre del presente año, la corresponsal de noticias y afamada periodista de 60 Minu...